monotipo

Publicado en 

El monotipo es una variedad de impresión única; sólo sale una buena reproducción de cada lámina. Se dibuja sobre cualquier superficie lisa, utilizando óleo, acuarela, tinta o témperas y se transfiere, por contacto, esa imagen al papel cuando todavía el pigmento está fresco. Por lo general se emplea el vidrio, pero también es válida una lámina de cobre pulido, la porcelana o el linóleo. Se puede crear la imagen pintándola sencillamente sobre la superficie de la lámina o mediante un proceso de inversión, consistente en cubrir la plancha con una fina capa de pigmentos e irlos eliminando con los dedos o con un pincel hasta formar la imagen. A continuación se aplica el papel sobre la lámina y la imagen quedará transferida, bien frotando el dorso del papel o utilizando una prensa de grabado al aguafuerte.

El pigmento usado con mayor frecuencia para pintar es el óleo y las tintas calcográficas, aunque se puede usar también la témpera que en algunas ocasiones es más aconsejable, sobre todo si se está trabajando con niños.

Puede decirse que la monotipia se sitúa en la frontera entre el grabado y la pintura, ya que se realiza aprovechando tanto técnicas de grabado como pictóricas para la consecución de un solo original, el monotipo o monotipia.

monotipo
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *